Seguro de vida

El seguro de vida es una opción que cubre el siniestro en caso de fallecimiento del asegurado o la invalidez, la mayoría de las personas no contratan o contemplan esta opción, por el hecho de ser una póliza que cubre algo como nuestra muerte, pero debemos ver esta elección desde otra perspectiva.

A veces nos sentimos obligados a contratar este tipo de seguro de vida porque compramos una vivienda y la entidad bancaria que nos concede el crédito hipotecario nos obliga a contratarlo para cubrir nuestra hipoteca en caso de muerte o invalidez del hipotecante. Debéis saber que existen varios tipos de cobertura y que no es necesario llegar al fallecimiento, en muchas ocasiones estos seguros nos ayudan en caso de invalidez temporal o absoluta, además de ayudar a nuestros herederos a salir adelante si faltamos.

Existen dos modelos bien definidos de seguros de vida. Uno el seguro de vida con el consiguiente fallecimiento del asegurado y el otro el seguro de vida con riesgo de supervivencia.

Seguro de vida con fallecimiento nos cubre la muerte del asegurado, obligando a abonar a la compañía aseguradora el importe de la póliza a sus herederos o beneficiarios, en caso de cubrir una garantía (hipoteca) se pagaría con este importe el crédito del cliente.

Seguro de vida con riesgo de supervivencia aunque suene extraño, no solo cubre el fallecimiento del asegurado sino que en caso de accidente cubrirá la invalidez tanto permanente como absoluta (invalidez total) que el asegurado adquiera en el accidente o siniestro, en este caso la compañía podrá abonar cantidades durante la vida de la póliza o bien hacer un pago único por el importe asegurado.